Durante 9 años, la familia holandesa que regenta este lugar tan especial (que acaba de abrir sus puertas), vivió en Utrech, una ciudad de 500.000h situada en los países bajos.
Como tantas veces ha sucedido en tantas familias, el nacimiento de su primera hija cambió su manera de pensar y vivir.
Tenían un sueño y fueron a buscarlo: Lo encontraron en Otro Mundo y está en Sierra Segura (Albacete).

Durante sus años previos al nacimiento de sus hijas, él trabajaba como oficial político en una embajada mientras ella se dedicaba al diseño de calzado. Después de algunos años de trabajo para los demás, decidieron que querían pasar más tiempo juntos como una familia y ob-tener algo más de la vida. Especialmente después del nacimiento de su primera hija, sentían poco natural estar lejos los unos de los otros durante cinco días a la semana.
Y así fue como en una escapada al sur de España, descubrieron el lugar perfecto para establecer su cam-pamento cúpula en una hermosa propiedad llamada El Fontanar, en Fuente del Taif.
El ter-reno había sido propiedad de una familia española durante más de cien años. Los propietarios habían estado esperando a la gente adecuada para vender y ellos se sintieron honrados de ser los elegidos. En este nuevo lugar pueden respirar aire limpio, comer las verduras culti-vadas en casa, beber agua directamente de la fuente y vivir libres.

Otro mundo cuenta con dos cúpulas de ferrocemento fantásticas, que han construido ellos mismos, con su propia terraza privada y aislada en medio de la naturaleza. Las cúpulas tienen su propio cuarto de baño en-suite con baños secos, fregadero y con calefacción solar. En Otro Mundo intentan hacer el menor impacto sobre el medio ambiente. El interior de las bóvedas se describe como retro chic: Objetos rescatados de mercados de segunda mano de los años 50, los años 60 y los muebles de los años 70 para dar a cada domo un aspecto realmente único, inspirado en James Bond y Barbarella. Delante de las cúpulas hay suficiente espacio para plantar una tienda de campaña, para jugar y correr. Si necesitas una cuna de bebé solo tienes que decirlo y ellos se ocupan de todo, y además tienen una zona de juego para los más pequeños.

‘El Albericoque’ es la zona común, un lugar de reunión con sombra, es el lugar perfecto para disfrutar del desayuno o la cena hecha aquí mismo, para jugar una partida de backgammon o para reunirse con los otros huéspedes. Este es también el lugar dónde se encuentra la cocina compartida equipada con un gas estufa y nevera disponible para el uso de los huéspedes, así que si quieres cocinar, también es posible comprar frutas y verduras de agricultura ecológica cultivadas en el jardín por un bajo coste.

Debido a la ubicación remota ofrecen desayuno todos los días. El desayuno consiste en pan de una panadería cercana, mermelada, queso, rodajas de tomate, café o té y zumo de naranja. El sábado y el jueves también se puede disfrutar de una maravillosa cena vegetariana (o vegana bajo petición). Utilizan comida biológica, de comercio justo y / o los productos produci-dos localmente siempre que sea posible.
Un nuevo lugar en el sur de España, que te hará descubrir las cosas importantes de la vida, en un ambiente natural y familiar.